domingo, 3 de agosto de 2014

Yo no compro apartheid, ¡firma por Palestina!

Yo no compro apartheid

http://boicotisrael.net/yonocomproapartheid/

Boicot a los productos israelíes 729 Fabricado en Israel


                                          

Boicot a los productos israelíes 729 Boicot a los productos israelíes ——————————————————————————– -

FRUTAS: Mangos y melones CARMEL. Aguacate ecológico Ecofresh-Carmel. -

TECNOTRON: Fotomatones y otras instalaciones recreativas callejeras. -

 NANAS: Estropajos jabonosos. -

PATATAS: Variedad Mondial, LZR (En Mercadona) variedad Vivaldi y Desiree. -

VINO: Carmel Mizrachi Wines, vinos de Israel. – ESHET-EYLON: Clasificación automática de frutas. -

NETAFIM: Equipos de riego. -

MILONOT: Piensos para el ganado, Planta textil algodonera, Central de mecanización del algodón, Matadero de aves, Envasado de frutas, Procesado de frutas y hortalizas, Maduración y envasado de bananas, Centro de proceso de datos… -

DÁTILES CARMEL: Jordan Plains. -

AGUA MINERAL EDEN: Garrafas para surtidores públicos. -

MENNEN: Sistemas de monitorización de pacientes en cuidados intensivos. -

COSMÉTICOS REVLON: En casi todas las droguerías y perfumerías. -

AHAVA: Cremas, sales, lociones. -

BAÑADORES GIDEON OBERSON y GOTTEX. – R

OPA INTERIOR VICTORIAS SECRET, WARNACO, THE GAP, NIKE. -

APARATOS DE AIRE ACONDICIONADO JOHNSON, WHITE WESTINGHOUSE, AIRWELL y ELECTRA. -

 EPILADY: Máquinas de depilación y masaje. -

VEET: Cera de depilación. -

INTEL: El mayor fabricante de microprocesadores del mundo. Fue la primera empresa extranjera que abrió una sucursal en Haifa en 1974. -

EMBLAZE: Esta compañía israelí por primera vez estará en la prestigiosa lista de compañías como Nokia y otras que desarrollan teléfonos móviles. Emblaze actuará en conjunción con la israelí Partner Communications, que opera bajo el nombre de firma de Orange. -

RAFAEL: Sistemas de seguridad para el hogar. -

EMPRESAS EXTRANJERAS QUE APOYAN A ISRAEL: McDonald’s, Timberland, Revlon, Garnier, Hugo Boss, Tommy Hilfiger, Calvin Klein, L’Oreal, Garnier….. – JOHNSON & JOHNSON: En el 50º Aniversario de la Independencia de Israel, a Johnson & Johnson le fue concedido el mayor galardón, el Jubilee Award, en reconociemnto a su apoyo a la economía israelí. – TELEFÓNICA: Adquiere gran parte de sus productos en Israel entre ellos, los multiplicadores de líneas, componentes para redes y sistemas de facturación de llamadas.



El tormento de Gaza y los crímenes de Israel son nuestra responsabilidad



El tormento de Gaza y los crímenes de Israel son nuestra responsabilidad
Escrito por Noam Chomsky

La causa de fondo es la ocupación criminal de los territorios palestinos y todas las medidas que se adoptan en Gaza para que su población sobreviva apenas, mientras los palestinos de Cisjordania son obligados a mantenerse dentro de cantones inaccesibles...
A las tres de la madrugada del 9 de julio, en medio del más reciente ejercicio de la barbarie israelí, recibí la llamada telefónica de un joven periodista palestino en Gaza. Al fondo podía escuchar los gritos de su hijo pequeño en medio de las explosiones y el rugir de los jets que disparaban contra cualquier civil que se moviera, y también contra hogares.
Este joven acababa de ver estallar por los aires a un amigo suyo, quien circulaba en un vehículo claramente marcado como de prensa. Alcanzaba a escuchar los gritos que provenían de la casa vecina, tras la explosión, pero no pudo salir por temor a convertirse en blanco.
Se trata de un barrio tranquilo. No hay objetivos miliares... a excepción de los palestinos, quienes son el blanco de la maquinaria de alta tecnología que Israel posee gracias a que Estados Unidos se la proporciona.
Mi amigo dijo que 70 por ciento de las ambulancias fueron destruidas, y que de todos los muertos y heridos cerca de dos tercios son mujeres y niños. Muy pocos activistas de Hamas han sido víctimas de los bombardeos. Siempre son las víctimas acostumbradas.
Es importante entender lo que es la vida en Gaza cuando Israel se comporta de manera "moderada" entre una crisis y otra. Una buena representación de esto la reportó el representante de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados, Mads Gilbert, el valiente físico experto de nacionalidad noruega, quien ha trabajado mucho tiempo en Gaza y vivió la cruel y asesina operación Plomo endurecido. En todos aspectos, la situación es desastrosa.

Sólo en lo que respecta a los niños, Gilbert reporta: “Los niños palestinos en Gaza sufren inmensamente. Gran cantidad padece desnutrición por las condiciones impuestas por el gobierno israelí, debido al bloqueo al territorio palestino de Gaza. La anemia es común en todos los mayores de dos años, a los que afecta en 72.8 por ciento. Desnutrición, baja talla y bajo peso afecta, respectivamente, a 34.3, 31.4 y 31.45 por ciento de todos los niños del territorio. Estos índices empeoran, según cada nueva medición.
Cuando Israel se "porta bien" al menos dos niños palestinos son asesinados cada semana, y este patrón se ha mantenido durante los últimos 14 años.
La causa de fondo es la ocupación criminal de los territorios palestinos y todas las medidas que se adoptan en Gaza para que su población sobreviva apenas, mientras los palestinos de Cisjordania son obligados a mantenerse dentro de cantones inaccesibles, todo lo cual pone a Israel en una violación flagrante del derecho internacional y resoluciones explícitas del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, por no hablar de una mínima decencia humana.
Y así continuará mientras Israel sea apoyado por Washington y tolerado por Europa, para nuestra vergüenza eterna.
(Traducción: Gabriela Fonseca)

Enlace con el artículo



Un ataque de Israel contra una escuela de la ONU en Gaza deja víctimas mortales

Entrevista a Tamer Hamdan, ciudadano palestino natural de Gaza y residente en el estado español




En 1996, cuando tenía 6 años, el ciudadano palestino Tamer Hamdan abandonó su tierra, la franja de Gaza, y fijó su residencia en el estado español. Desde entonces ha regresado a Gaza en dos ocasiones, lo suficiente para constatar la evolución de un territorio castigado sistemáticamente por el estado de Israel. Reside en Valencia y, a sus 24 años, completa los estudios de medicina, al tiempo que diariamente colabora en la Fundación Comité de Apoyo al Pueblo Palestino www.fundcapp.org. Esta entidad, nacida en el contexto de la operación “plomo fundido” (diciembre de 2008-enero de 2009) contra Gaza, trabaja actualmente en una campaña de donativos para llevar material médico y paquetes de alimentos a Gaza, sorteando el bloqueo, y en el apadrinamiento de huérfanos en la franja (“la guerra está dejando miles y miles de niños sin padres, y de personas discapacitadas”).

Tamer Hamdan recuerda nítidamente la época de su infancia en Gaza, en un pueblo rural del norte –Beit Hanoun- en la década de los 90. Afirma que cuando no hay guerra ni tensiones, “la vida es muy tranquila”. Una caracterización rápida apuntaría a familias muy amables y tradicionales, bien cohesionadas, que profesan un cuidadoso respeto hacia amigos y parientes. Los familiares viven muy cerca entre sí, integrados en una sociedad sin apenas crímenes ni violencia. En unos pueblos de entorno agradable donde “todo el mundo se conoce”. “Pero con la guerra todo se complica y se vuelve un caos”, subraya.

En los años 90 la franja estaba ocupada por el ejército de Israel. Tamer Hamdan evoca los check-point “por todos lados”  y los “jeeps” militares por las calles de Gaza. “Lo controlaban todo y de vez en cuando entraban en casa de alguien para pedirle la documentación; podían meterlo en prisión o hacer lo que quisieran”. Uno de estos episodios lo sufrió, cuando tenía cuatro años, en las carnes de su familia. Sus padres no eran activistas, simplemente trabajaban como docentes. “Siete soldados del ejército sionista pegaron golpes en la puerta de casa para entrar y pedir la documentación a mi padre; era algo rutinario y lo hacían de manera aleatoria”. Dentro de la casa los militares encerraron a Tamer, su madre y hermano en una habitación, al tiempo que ingresaron con su padre en el salón. Le interrogaron y pidieron los papeles, que afortunadamente tenía en regla. “Intentaban así presionar e intimidar, para encarcelar a cualquiera que encontraran despistado”. Vivió varios episodios de estas características.

En otra ocasión, en pleno verano, mientras jugaba con los primos, “el ejército sionista irrumpió en la calle con tanques y ‘jeeps’ para ‘peinar’ la zona”. Israel había decretado un “toque de queda” nocturno de dos semanas, lo que obligaba a la población a permanecer en las casas desde el anochecer. “Iban como locos buscando gente y al que pillaban se lo llevaban preso, golpeaban y maltrataban”. Después, a raíz de la segunda Intifada (2000), la espiral de controles, persecuciones, violencia y muerte se volvió mucho más intensa. “Convirtieron a Gaza en una cárcel cerrada por todas partes”, resume el ciudadano palestino. “Y empezaron los bombardeos”.

El padre de Tamer había logrado una beca para realizar el doctorado en Valencia, donde se trasladó en 1996 con toda la familia. Pero el resto de parientes permanecieron en Gaza. Con ellos se comunicaba por teléfono, al menos una vez al mes, aunque con muchas dificultades. “En varias ocasiones los tractores nos arrasaron una parte de los terrenos de cultivo; también destruyeron la casa de la familia”. Después de abandonar su  territorio natal en 1996, volvió dos veces a la franja (en 2004 y 2011). Notó cambios enormes. En el año 2004 vio “un país destrozado, con edificios llenos de agujeros de bala, y piedras y escombros por todas partes; no se permitía a la gente que reconstruyera sus casas”. En 2011 “Gaza estaba en manos de los palestinos; había mayor paz, seguridad y la gente pudo rehacer los edificios”. “Mejoraron muchas cosas”.

Otro capítulo de ignominia en la historia de Gaza  viene dado por el “bloqueo” (2006), que se vivía en la franja (un trozo de tierra de 300 kilómetros cuadrados) como “una época muy dura”. “Muchas veces no dejaban pasar comida, material médico, de construcción y limpieza; en un territorio donde se destruyó la industria que existía, así como el aeropuerto”, explica Tamer Hamdan. ¿Qué ha ocurrido en 2014, durante el último mes? “La población de Gaza ha aprovechado los medios digitales (aunque Internet funcione de modo muy lento) y las redes sociales para denunciar los crímenes” También la televisión local y por satélite. Gente que sufre cotidianamente los bombardeos y que al minuto cuenta lo que ocurre por Watsaap, twitter o Facebook. En la primera y la segunda intifadas, por el contrario, “todo el mundo mostraba las imágenes que Israel quería y nadie se enteraba de los miles de asesinatos”. “Ésta es una gran diferencia”, zanja el ciudadano palestino.

El Ministerio del Interior de Gaza puede asimismo contabilizar y dar cuenta de los crímenes (1.200 muertos y 6.500 heridos el pasado martes). A partir de las fuentes citadas, Tamer Hamdan señala como episodio más cruel el de la noche del 28 de julio, en coincidencia con el Eid-Del-Fitr (fiesta del fin del Ramadhan). “bombas lanzadas por F-16, fuego de artillería, cañones, misiles a través de drones…Fue como un terremoto. El objetivo eran los civiles y las infraestructuras; pretenden aniquilar Gaza, en lo que es terrorismo puro; con un F-16 atacaron un parque infantil, de lo que resultaron diez niños destrozados mientras celebraban el Eid-Del-Fitr”. “Y saben perfectamente que atacan a niños (han matado a más de 300) en un parque infantil, aunque digan que es un error; como han atacado a niños en la playa o han bombardeado al menos cuatro hospitales y el colegio de la ONU (donde se refugió gente tras abandonar sus casas)”. Además, “Israel ha utilizado bombas de fósforo, gases tóxicos y que afectan al sistema nervioso”, destaca.

Tamer colabora con otros voluntarios en la Campaña de Ayuda Urgente a Gaza en el escenario de guerra actual. Trabajan en el aporte de material a la franja, que reparten diferentes asociaciones, eludiendo un “bloqueo” que se traduce en la carencia de alimentos y medicina, de combustibles (en Gaza se dan los cortes de electricidad cada 6-8 horas), y en la ausencia de agua potable por la contaminación de los acuíferos. Destaca las trabas que interpone el “gobierno golpista egipcio, que ha cerrado la frontera y no deja pasar a los heridos ni la ayuda humanitaria, salvo cuando ha mediado la ONU”. “A todas las ONG y fundaciones nos ponen trabas logísticas, administrativas y económicas para enviar las ayudas”, subraya. Aun así, “intentamos mandar caravanas y contenedores pero, mientras, hemos de recoger donaciones para que en Gaza compren los productos las asociaciones que trabajan sobre el terreno”. Resalta la solidaridad mostrada por los “hermanos árabes”: marroquíes, argelinos, sudaneses, tunecinos, libaneses…También los españoles. “La gente cuando ve la realidad, responde”.

Después de las tres últimas guerras -“Plomo Fundido” (diciembre de 2008-enero de 2009), “Pilar Defensivo” (noviembre de 2012) y la agresión actual- “la situación no se puede sostener más”, señala el activista. “Es vergonzosa la actitud de los gobiernos, cómplices de lo que está ocurriendo, que tratan de mirar hacia otra parte”. “Todos tienen capacidad de intervenir y presionar al gobierno sionista”. Además, “se ha demostrado muchas veces que Israel no quiere la paz, como prueba el hecho de que haya violado todos los tratados internacionales”. “Es un gobierno terrorista, con armas muy sofisticadas y, muchas de ellas prohibidas internacionalmente, que utilizan contra ciudadanos sometidos a 66 años de ocupación y 8 de bloqueo”. ¿Hasta cuándo vamos a seguir así?”, concluye.

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

Estado de Israel, una base USA en Medio Oriente




En el campo de las ciencias psicológicas existe un principio que dice: "ahora se repite activamente lo que antes se padeció pasivamente". En términos epistemológicos las transpolaciones no siempre son recomendables; a veces, incluso, pueden producir monstruos teóricos. Las realidades sociales no pueden explicarse en virtud de conceptos válidos para el ámbito individual. La psicología social, sin embargo, es uno de esos campos donde lo micro puede revelar el universo macro. 
El pueblo judío ha sido, desde el legendario éxodo bíblico, un colectivo marcado por la exclusión, la persecución, el escarnio. Proceso milenario que concluye con el Holocausto a manos de la locura nazi, donde murieron seis millones de sus miembros, es decir, alrededor de una tercera parte de su población mundial en ese entonces. Sin ningún lugar a dudas, su historia como pueblo ha sido una de las más sufridas en la humanidad. 
Hoy día el Estado de Israel lleva a cabo una política de terrorismo y agresión pavorosa; nada, absolutamente nada lo puede justificar, y las tropelías que comete contra el pueblo palestino son tan atroces como las que sufrieran los judíos en los campos de exterminio de Europa durante la Segunda Guerra Mundial. ¿Qué ha pasado ahí? ¿Cómo puede explicarse esta mutación tan asombrosa en tan poco tiempo? ¿Es cierto que se repite activamente lo que se padeció pasivamente? "Los árabes", ha expresado el ultraderechista actual mandatario israelí Ariel Sharon, "sólo entienden la fuerza, y ahora que tenemos poder los trataremos como se merecen""y como solíamos ser tratados", agregó con mucha perspicacia el politólogo palestino-estadounidense Edward Said. 
El Premio Nobel José Saramago dijo en algún momento que "Israel está haciendo perder el capital de compasión, de admiración y de respeto que el pueblo judío merecía por los sufrimientos por los que pasó. Ya no son dignos de ese capital". Afirmación fuerte, excesiva quizá. No se puede decir que "el pueblo judío" está llevando adelante esta política (política de Estado que pretende consolidar una ocupación permanente sobre los territorios palestinos que Israel ilegítimamente anexionó con violencia en 1967 y que, pese a una enorme cantidad de resoluciones de Naciones Unidas, se niega a abandonar. Política que se ha profundizado con los programas de asentamientos de colonos israelitas en el territorio ocupado, con la construcción de un muro para asfixiar la viabilidad futura de Palestina y, finalmente, con la sistemática comisión de asesinatos selectivos a los que cada vez nos tiene más acostumbrados, donde campea exultante la más odiosa impunidad). Es el elenco gobernante el responsable de todo esto. Y se podría agregar que lo es, en el marco de una connivencia del imperialismo estadounidense, que hace de Israel su punta de lanza en Medio Oriente. También hay voces judías que piden terminar con esta locura militarista, con la política anexionista, sectores que buscan una paz genuina. 
Una visión tendenciosamente simplificada –y maniquea– de la situación de esta región del planeta pretende hacer ver la lucha entre judíos y árabes como consustancial a la historia. Pero en verdad este conflicto no es religioso, ni tampoco racial, por cuanto los palestinos son tan semitas como los judíos y durante siglos han convivido en paz. Es un conflicto de proyectos estratégico-militares, internacional y territorial, con grandes intereses económicos de por medio, y que se anuda con vericuetos psicosociales muy complejos donde no está ausente algún mecanismo por el que las históricas víctimas juegan ahora el papel de victimarios (¿su venganza como pueblo?) 
Desde su nacimiento como estado independiente el 14 de mayo de 1948, la historia de Israel no ha sido sencilla. En realidad, si bien amparándose en el deseo histórico de un pueblo paria de tener su propio territorio, surge más que nada como estrategia geoimperial de las grandes potencias occidentales, Gran Bretaña y Francia entre las principales, con los intereses petroleros como trasfondo. La vergüenza, la admiración y el respeto que hizo sentir el Holocausto de seis millones de judíos, preparó las condiciones para que ese nacimiento pudiera tener lugar. Una "compensación histórica", podría decirse. 
En un primer momento Israel no jugó el papel que actualmente se le conoce; por el contrario, trató de mantener una política de neutralidad entre los bloques de poder. Pero ello duró poco; para comienzos de los 50 comienza a alinearse con una de las potencias que libraban la Guerra Fría: los Estados Unidos, y la doctrina de la neutralidad es desechada. En 1951 el premier israelí David Ben Gurión propuso secretamente enviar tropas de su país a Corea del Sur como ayuda a la guerra librada por Washington contra la pro soviética Corea del Norte. Pero durante la década de 1950 Estados Unidos no estaba interesado en fomentar la inestabilidad del Medio Oriente, cuyas principales zonas de interés coincidían con los intereses inmediatos del mayor grupo petrolero norteamericano en el Golfo Pérsico y en la Península Arábiga. Por eso en esa época los aliados estratégicos del militarismo israelí fueron Francia y Gran Bretaña. 
Luego de la Guerra del Sinaí de 1956 la situación regional empezó a preocupar a la administración de Washington, con Eisenhower a la cabeza. Para ese entonces comienzan a caer los regímenes monárquicos apoyados por Gran Bretaña, y en su lugar se da el ascenso de proyectos militares antioccidentales que acudieron a la ayuda militar soviética. Kennedy fue el primer presidente estadounidense que le vendió armas a Israel, y a partir de 1963 comenzó a forjarse una alianza no oficial entre el Pentágono y los altos mandos del ejército israelí. Esta supeditación de los intereses nacionales a la lógica del enfrentamiento entre las por ese entonces dos superpotencias globales por zonas de influencia y control en el Medio Oriente no sólo reprodujo la lógica del conflicto árabe-israelí, sino que echa mano –sin saberlo seguramente– de esa trágica historia del paso de víctima a victimario: " ahora que tenemos poder los trataremos como se merecen" . Si se quiere –la psicología lo dice y la historia lo confirma–, es muy fácil encontrar enemigos y fantasmas a la vuelta de la esquina (¿nuestra trágica condición humana?) 
Desde ese momento el joven Estado de Israel pasa a ser la vanguardia estadounidense en esa convulsa región, importantísima para los intereses estratégicos del Tío Sam (reserva petrolera y zona de contención de su archirival, la Unión Soviética). 
Para inicios de los 70 Estados Unidos ya había alcanzado su techo de producción petrolera doméstica, por lo que las reservas de Medio Oriente pasan a ser, cada vez con mayor empeño, de importancia vital para su proyecto hegemónico. En esa lógica –lamentable para los judíos, importante para la estrategia expansionista israelí, que no es lo mismo– Tel Aviv entrará a desempeñar un papel decisivo en la lógica estadounidense. Tanto, que comienza a ser –y lo sigue siendo hasta la fecha– su "niño mimado". 
No es ninguna novedad que Israel vive, en muy buena medida, de la "cooperación" estadounidense: 3 mil millones de dólares al año (el 17 % de la ayuda externa mundial entregada por Washington). Por un complejo anudamiento de intereses, el lobby hebreo de la super potencia –con un gran poder de cabildeo, sin lugar ha dudas– ha conseguido que tanto la administración federal como importantes sectores de la iniciativa privada, destinen ingentes recursos al país mediterráneo. La inversión, por supuesto, no es gratuita. Israel, más allá de sectores pacifistas de los que también hay, como estado nacional cumple a la perfección su mandato, no muy oculto por cierto, de defender intereses extraregionales: es el gendarme armado hasta los dientes que la geoestrategia estadounidense destina a la región. 
Esta operación militar-policial en gran escala que las fuerzas israelíes efectúan con la más campante impunidad no tiene por objeto –como pomposamente se declara– impedir atentados terroristas (de hecho, de ser ése su objetivo, ha fracasado estrepitosamente), sino aniquilar la militancia palestina –"todos los palestinos son sospechosos de terrorismo" – como paso necesario para disciplinar a este pueblo, al que se pretende seguir ocupando y controlando, y a toda la región en definitiva. En otros términos: sirve como mensaje. 
La inestabilidad, los conflictos y las guerras periódicas son el medio funcional para el florecimiento de los negocios de las corporaciones de la industria de armamentos y de las grandes empresas petroleras. 
Lo trágico en este anudamiento de intereses complejo es el papel al que se destina a un pueblo tan sufrido como el judío. Por supuesto que la generalización a que nos invita Saramago puede ser peligrosa: no todos los judíos son Ariel Sharon. Pero no hay dudas que los preceptos de la psicología obligan a seguir la reflexión: dadas las circunstancias todos podemos pasar del Dr. Jekill a Mr. Hyde. El Estado de Israel nos lo recuerda patéticamente.


Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

sábado, 2 de agosto de 2014

Miles de personas se movilizan contra la masacre de Gaza

InfoLibre

El punto final se puso en la Plaza Mayor, donde se leyeron los nombres de 100 niños palestinos asesinados en Gaza

Entre 2.000, según fuentes policiales, y 3.000 personas, según han indicado los colectivos convocantes, se agolparon ayer por la tarde en las calles de la capital para pedir al Gobierno"que presione eficazmente a Israel para que ponga fin a sus crímenes".

La concentración salió, a última hora de la tarde, de la Plaza Tirso de Molina, en la que se agolpaba, cuarenta minutos antes, una multitud de manifestantes que portaban pancartas, conácidas y contundentes frases contra el Ejecutivo israelí, destacando su política sionista y genocida, y la comunidad internacional, centrándose en la Unión Europea, a la que recriminaban su "silencio criminal". Las frases tenían también en el centro de la diana al Ejecutivo estadounidense, a quien criticaron su amistad y estrecha relación con el Gobierno de Benjamín Netanyahu. Alguna de las pancartas, en alusión al presidente estadounidense Barack Obama, le recordaban que "todavía podía ganar el Nobel".

La marcha, encabezada con la frase "Parar el genocidio del pueblo palestino", discurrió por las calle Doctor Cortezo para efectuar su primera parada en la Plaza Jacinto Benavente, donde los gritos "no es una guerra, es un genocidio", "sionismo es el fascismo" y "que viva la lucha del pueblo palestino", se hicieron escuchar por encima de todas. Tras unos minutos, y bajando por la calle Atocha, ondearon banderas palestinas.

"Algo falla en la humanidad cuando nos tenemos que manifestar para decirle al mundo que bombardear niños no está bien", rezaba una de las pancartas, en la que menos repararon las cámaras de los diferentes medios de comunicación. Los manifestantes, algunos ataviados con la clásica kuffiya, pañuelo tradicional en Oriente Medio, y con chapas decoradas con los colores palestinos que habían podido adquirir en la Plaza Tirso de Molina, continuaron la marcha hasta llegar a la Plaza de Santa Cruz, donde se detuvieron nuevamente frente al Ministerio de Asuntos Exteriores.

En esta última parada, antes de confluir en la Plaza Mayor, las miles de personas concentradas centraron sus proclamas contra el Ejecutivo español, al que pidieron "boicot a Israel" y "embajador expulsión" –en referencia al diplomático israelí–. Antes de reaundar nuevamente la marcha, preguntaron "¿qué pasaría si fueran vuestros hijos?" y le recriminaron al Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que mirara hacia otro lado.

En torno a las 21:30 de la noche, la concentración llegó a la Plaza Mayor donde procedieron a leer, entre voces entrecortadas por la emoción, los nombres y la edad de 100 niños palestinos muertos durante los bombardeos del Ejército israelí sobre la Franja de Gaza. Entre cada una de las listas que leyeron representantes de las diferentes agrupaciones convocantes, se escuchaban gritos de "asesinos", apaciguados por los cinco lectores aglutinados en torno al megáfono.

Otras movilizaciones

Además de en Madrid, se convocaron concentraciones en 17 ciudades más por toda la geografía española. Barcelona, Girona, Valladolid, Soria, Donostia o Córdoba mostraron su rechazo a la operación israelí sobre la Franja de Gaza, que ya se ha cobrado la vida de 1.422 muertos, superando así a "Plomo fundido".

Para hoy, 1 de agosto, están convocadas nuevas manifestaciones en Burgos, Iruñea, Málaga, Palencia y Vic.
Fuente: http://www.infolibre.es/noticias/politica/2014/07/31/manifestacion_madrid_contra_genocidio_del_pueblo_palestino_20202_1012.html


Nueva conciencia julio de 2012. Posee código para ponerla en vuestras web y blog

.