sábado, 6 de noviembre de 2010

Papa.- Hosteleros y comerciantes de Santigo se quejan de escasos ingresos y critican los cortes policiales de calles

Hablan de peores beneficios "que un día normal" y creen que se "ha asustado" a los turistas con las medidas adoptadas

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 6 (EUROPA PRESS)

Diferentes empleados de restaurantes, bares, tiendas de regalos y comercios han considerado como "un fracaso" comercial la visita del Papa Benedicto XVI a Santiago de Compostela, en buena parte creen que por "las complicaciones" a los turistas derivadas de las medidas de seguridad y los cordones policiales, que han cortado o "dificultado el paso" a diferentes partes del casco histórico.

De este modo, Juan Carballo, encargado del Restaurante Porta Faxeira, en declaraciones a Europa Press, ha explicado que "ni en la hora de la comida" han tenido clientela, por lo que han tenido que "mandar a casa" a los camareros de refuerzo contratados de forma extraordinaria.

Así, Carballo hace balance de este sábado como "peor que un lunes", mientras señala el acuario lleno de bogavantes y centollos que han sido traídos expresamente para esta día. Una de las explicaciones que apunta es la de "haber asustado" a los viajeros "con tanto bombo" de toma de precauciones y "riesgo de masificación".

A la espera de que el negocio repunte en la noche del sábado o el domingo, en el bar El Patio en la rúa de O Franco, ni siquiera creen que pueda haber mejores resultados en las próximas horas después de "jugársela" a abrir "toda la madrugada y el día sin que venga nadie".

En el bar París, la respuesta es de "peor que un día normal", en A Casa das Crechas dicen que no ha habido "casi nadie" durante la tarde ni en la noche del viernes al sábado, y en el bar Ribadavia se preguntan "¿dónde está la gente de la que hablaban?".

Eso sí, todo ello con las pantallas habilitas al aire libre abarrotadas en muchos casos, como en la Praza do Toural, A Quintana o Cervantes.

CORTES DE CALLES

Como explicación a esta situación, las cuatro trabajadoras de la tienda de regalos Compostela Vilar hablan de "cortes de calles" y de que los turistas "llegan en el autobús y se van en el autobús el mismo día".

En concreto, céntricas vías situadas en el casco histórico a escasos metros de la Praza do Obradoiro, como es el caso de A Raíña permanecían cerradas a las 18.45 horas, a escasos cinco minutos para que terminase la misa papal. Allí, casi una decena de policías iba turnándose para decirle a los visitantes que no podían pasar, mientras explicaban: "es por motivos de seguridad".

En la tienda de regalos Citania, próxima a la pantalla de la Praza de Cervantes, hablan de "un día normal" en el negocio y critican que no se abriesen calles como Azabachería lo que, según dicen, ha impedido una mayor fluidez de visitantes. No sólo explican que "esperaban más gente", sino que no dudan en definir como "un fracaso" el negocio de este sábado.

El escaso impacto del que hablan los comerciantes en Compostela es similar en las tiendas de regalos como el Hiper 100 de O Franco, que apunta hacia un "desastre absoluto" o incluso en comercios de ropa como Hola Galicia, cuyo encargado dice "no saber" por qué ha abierto.

En este sentido, Ana del Bar Santa Isabel achaca un día "horrible" en lo económico al corte policial producido en la calle Domingo García- Sabell, donde se han apostado más de una decena de furgones policiales.

"SÓLO ENTRAN AL BAÑO"

En la parte alta de la zona vieja compostelana el panorama que describen los trabajadores de la hostelería no es mucho más halagüeño, una de las camareras del bar Agarimo indica que la gente "viene con su mochilita y su bocata, y sólo entra para ir al baño". Una idea que respalda su compañera María para explicar que esperaban "mucha más gente" e, incluso, ha quedado sin consumir "la mitad" del género previsto.

Por otra parte, en la zona más próxima a la Alameda, a la pregunta de ¿cómo ha ido el día? en el bar Las Vegas, los camareros contestan con sonrisas, tras lo que el encargado Carlos cifra en "un tres sobre diez" el beneficio de este sábado. En la misma calle, Rodrigo de Padrón, Nuria del bar y hotel '25 de julio' censura que durante el sábado ha habido "más policía que otra cosa".

LA OTRA CARA

En el lado más positivo de los negocios del casco histórico se sitúan las tiendas de venta de tartas de Santiago que han recibido "numerosas visitas" a lo largo del día, y que de hecho, desde la tienda Casa Cotón ven "buenísimas" las consecuencias que tendrá en las arcas la visita del Sumo Pontífice.

Una línea en la que también se enmarca Miguel Ángel, responsable del Restaurante San Clemente, que ha indicado a Europa Press, que tanto ese local como el de Carretas ha tenido un gran número de visitas, por lo que "para nada se puede hablar de fracaso".

Nueva conciencia julio de 2012. Posee código para ponerla en vuestras web y blog

.