jueves, 26 de agosto de 2010

Crecen los rumores y especulaciones sobre el estado de salud del rey de los españoles

Kaos en la red 26/8/2010

Un cúmulo de acontecimientos ha ocasionado que este año el Palacio de Marivent haya estado más desierto de lo común en los últimos veranos, lo que ha avivado alguna incertidumbre en cuanto al futuro de Mallorca como residencia vacacional del Jefe del Estado y de su familia.

La convaleciente salud del Rey le ha impedido disfrutar este año de las regatas, a lo que se le ha añadido una crisis económica que, para aparentar austeridad, ha restringido el uso del yate “Fortuna”, cortesía de un grupo de empresarios con el fin de que la promoción turística de la Isla mantuviera a su mejor representante.

La presencia pública de Don Juan Carlos se ha acortado hasta el mínimo de los últimos agostos, y desde que el pasado día 8 el Monarca inaugurase los jardines de los March tras almorzar con la primera dama estadounidense, muy pocos han tenido algún dato sobre su paradero.

La caza en “algún lugar desconocido” habría ocupado, según el diario La Gaceta, la mayor parte de su tiempo este verano, que culminará oficialmente el próximo viernes reciba al presidente del Gobierno en su despacho final de las vacaciones, y durante el fin de semana a las autoridades del Archipiélago.

Hicieron las maletas también los Príncipes nada más aterrizar las Infantas Cristina y Elena, quienes ya apenas se esfuerzan en disimular los desencuentros con su cuñada Letizia, y que el propio Rey desde hace años reconoce sin tapujos en círculos privados.

La Princesa de Asturias cumplió en pocos días su cupo de posados de todo el verano, lo que le provocó una extenuación que la condujo a quejarse con nulo tacto ante los periodistas del poco descanso de sus vacaciones.

Shangai habría sido el destino al que los herederos dedicarían la mayor parte del verano, con motivo de la Exposición Universal que se celebra este año en la metrópoli china, de acuerdo con varios medios digitales e impresos.

EL REENCUENTRO DE LETIZIA CON SUS CUÑADAS

El reencuentro entre las Infantas y la Princesa ha acontecido este martes durante la fiesta previa a la boda en Grecia de sus primos Nicolás y Tatiana Blatnik, aunque parece difícil que esta coincidencia se repita el próximo fin de semana durante la despedida oficial de la Almudaina, a la que el año pasado ya no asistieron las dos hijas de los Reyes.

La Reina se ha erigido este verano como la representante de la Familia Real más fiel a la Isla, a quien se ha visto probando un coche eléctrico, en el centro de Palma de paseo con las Infantas y los 6 vástagos que suman, a bordo de una calesa junto a su nuera, además de fondeando en aguas de Cabrera.

Doña Sofía fue la primera de su familia en llegar estas vacaciones una Mallorca que se ha recorrido desde Cala Rajada hasta Algaida, pasando por Valldemossa, cuyo Festival de Chopin la dejó tan entusiasmada que prometió volver el último domingo de agosto para su clausura.

Resulta tan íntimo el arraigo de la Familia Real con la Isla que cabe enmarcar las ausencias de este agosto a circunstancias deseablemente transitorias, como la mala coyuntura económica, la salud de Don Juan Carlos, e incluso al distanciamiento entre cuñadas.

Un eventual relevo en la jefatura del Estado tampoco debiera activar las sirenas sobre una mudanza estival de Don Felipe a otros parajes, aunque sí parece factible que su familia pasase menos días en la Isla, lo que en ningún caso alteraría el estatus de Mallorca como residencia ‘oficial’ en agosto.

http://www.mallorcadiario.com/index.php?option=com_content&task=view&id=56892&Itemid=29

Nueva conciencia julio de 2012. Posee código para ponerla en vuestras web y blog

.