miércoles, 9 de junio de 2010

Médicos de la CIA habrían "mejorado" técnicas de tortura

IPS Noticias


Una importante organización defensora de los derechos humanos asegura haber descubierto evidencias de que el gobierno de George W. Bush (2001-2009) realizó "experimentos humanos ilegales e inmorales" con detenidos de la CIA.

El grupo Médicos por los Derechos Humanos (PHR, por sus siglas en inglés) indicó que los ensayos se habrían realizado para darle una cobertura legal a las torturas, así como para justificar y dar forma a futuros procedimientos "mejorados" de interrogatorio.

Su nuevo informe, "Experimentos en la tortura: investigación en humanos y evidencia de la experimentación en el programa de interrogatorios ‘mejorados’", asegura ser el primero en proveer evidencia de que personal médico de la CIA (Agencia Central de Inteligencia) participó de pruebas ilegales con personas después de los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001.

"Esta evidencia indicando la aparente investigación y experimentación con detenidos abre la puerta a una potencial responsabilización legal de funcionarios de la CIA y de la era Bush. No hay evidencia públicamente disponible de que la Oficina de Consejería Jurídica del Departamento de Justicia haya determinado que la experimentación e investigación realizada con los detenidos era legal, como hizo con las técnicas ‘mejoradas’" de interrogatorio, señaló PHR.

"La CIA parece haber roto todos los estándares legales y éticos aplicados desde la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) para proteger a los prisioneros de ser sometidos a experimentos", dijo el director ejecutivo de la organización, Frank Donaghue

"Estos actos denunciados no son sólo severas violaciones a los derechos humanos, sino también una grave afrenta a los valores centrales de Estados Unidos", añadió. PHR instó al presidente Barack Obama a ordenar al fiscal general que investigue estas denuncias y, si se comprueba un delito, juzgar a los responsables.

Además, el grupo señaló que el Congreso legislativo debería enmendar de inmediato la Ley de Crímenes de Guerra para eliminar los cambios introducidos por el gobierno de Bush en 2006, con una definición más permisiva del delito de experimentos con detenidos.

"En su intento de justificar la tortura, la CIA parece haber cometido otro crimen de guerra: la experimentación ilegal con prisioneros", dijo el director de la Campaña Contra la Tortura de PHR y principal autor del informe, Nathaniel A. Raymond.

"Aparentemente, los abogados del Departamento de Justicia nunca evaluaron la legalidad de la presunta investigación con detenidos bajo custodia de la CIA, a pesar de lo esencial que parece haber sido para su cobertura legal de las torturas", añadió.

PHR señaló que su informe es todavía relevante. En febrero, el entonces director nacional de inteligencia, Dennis Blair, reveló que Washington había creado una unidad de elite que realizaría "investigaciones científicas" para mejorar los métodos de interrogatorio a los terroristas, pero no dio más detalles.

"Si profesionales de la salud participaron de investigaciones y experimentos inmorales con humanos deberían ser responsabilizados", dijo Scott A. Allen, asesor médico de PHR y uno de los principales redactores del informe.

"Cualquier trabajador de la salud que viola códigos éticos utilizando su experiencia para calibrar y estudiar formas de infringir daño es una vergüenza para la profesión y una burla a la práctica de la medicina", agregó.

Destacados individuos y organizaciones además de PHR presentarán una petición esta semana ante el Departamento de Salud y Servicios Humanos exigiendo una investigación.

El informe de PHR indica que hay evidencia de que profesionales de la salud participaron de experimentos con detenidos, violando las Convenciones de Ginebra, el Código de Nuremberg y otras prohibiciones internacionales y nacionales a la investigación ilegal con seres humanos.

Documentos desclasificados del gobierno muestran que se realizaron investigaciones y experimentos con detenidos para medir los efectos del "waterboarding" (simulación de ahogamiento por inmersión) y ajustar los procedimientos de acuerdo con los resultados.

Con asesoramiento y supervisión médica, la CIA comenzó a usar suero en esa tortura para impedir que los detenidos entraran en coma o murieran por ingestión de grandes cantidades de agua.

La tortura conocida como "Waterboarding 2.0" es producto del desarrollo y prueba práctica de una forma intencional de infringir daño, usando en forma sistemática la supervisión médica y la aplicación de conocimiento, señala el informe.

Profesionales de la salud también supervisaron la práctica de privación del sueño a más de una decena de detenidos.

Médicos también habrían analizado información, basada en sus observaciones a 25 detenidos sometidos a aplicaciones individuales y combinadas de técnicas de interrogatorio "mejoradas", para determinar qué tipo de tortura incrementaba la "susceptibilidad al dolor severo" del detenido.

http://ipsnoticias.net/nota.asp?idnews=95607

Nueva conciencia julio de 2012. Posee código para ponerla en vuestras web y blog

.