sábado, 6 de febrero de 2010

Señal: La crisis fiscal de Europa derrumba a los mercados mundiales

(IAR Noticias) 06-Febrero-2010

Las señales son contundentes: Los billonarios fondos públicos utilizados para salvar a los megaconsorcios bancarios e industriales generaron una deuda impagable y un rojo crónico en las cuentas fiscales de las naciones del euro (principalmente Grecia, España y Portugal). La sombra de la insolvencia de pago de la deuda europea, agregada a los datos negativos del desempleo en EEUU, terminaron el jueves derrumbando a los mercados desde Wall Street hasta el resto de las bolsas mundiales.


Informe especial
IAR Noticias
/


Los principales mercados bursátiles se derrumbaron el jueves a la baja, en medio de temores por las abultadas deudas nacionales de varias naciones europeas y por el agravamiento de la crisis del mercado laboral estadounidense. La tendencia continuaba este viernes.

En Europa, el euro cedió más de 1% frente al dólar y alcanzó su menor nivel en ocho meses. Los indicadores líderes de las bolsas de Madrid y Lisboa cayeron 5,9% y 5%, respectivamente, mientras que un índice que abarca a las 600 mayores empresas de Europa perdió 2,7%.

El Promedio Industrial Dow Jones cayó 268 puntos, su mayor declive en puntos desde el 20 de abril de 2009, y estuvo a punto de cerrar por debajo de la barrera psicológica de las 10.000 unidades.

Las pérdidas fueron aún más devastadoras entre las materias primas. Los futuros de crudo para entrega en marzo descendieron 4,9% a US$73,23 por barril al paso que el oro para abril --el contrato más transado-- retrocedió 4,4% a US$1.062 la onza.

Las bolsas de América Latina también reaccionaron a la baja. En Chile la bolsa de Santiago registró una caída del 2%, mientras que en Brasil el índice Ibovespa de la bolsa de Sao Paulo cerró con una fuerte caída del 4,73%.

En Argentina, el índice Merval de la bolsa de Buenos Aires cerró con una baja del 3,81%.

Este viernes, las principales plazas europeas y asiáticas volvieron a abrir a la baja.

La bolsa de Madrid –que el jueves cayó casi un 6% en su peor dato desde noviembre de 2008- abrió este viernes con una bajada de 2,5% en su índice selectivo, el Ibex 35.

En la misma línea, aunque con pérdidas más moderadas en torno a 0,5%, iniciaron la sesión los mercados en Londres, París, Milán y Frankfurt.

Según los medios y analistas especializados, la crisis fiscal de Grecia y la delicada situación de España y Portugal pilotean en gran medida la inestabilidad que sufren los mercados financieros globales.

Las caídas bursátiles y los sacudones financieros que se multiplicaron como una infección también son atribuidas a los datos desalentadores sobre la generación de empleos dados a conocer por el gobierno estadounidense.

La cifra semanal de solicitudes de subsidio por desempleo en EEUU aumentó en 8.000 la semana pasada y se ubicó en 480.000, el nivel más alto desde mediados de diciembre.

Estados en rojo


El proceso de sobreendeudamiento (agregado a la caída de la recaudación por la desaceleración económica) no solo amenaza la estabilidad económica y la "gobernabilidad" en la zona del euro, sino que también (y como ya sucedió con los bancos y empresas privadas) puede hacer colapsar en cadena a los propios Estados europeos, tanto centrales, como subdesarrollados o emergentes.

En general, la sombra de una insolvencia de pago generalizada (producida por los déficit y la baja de recaudación fiscal) hace temer a los analistas del sistema un rebrote de la crisis, no ya a nivel de los bancos y entidades privadas, sino a nivel de los propios Estados capitalistas de Europa.

En ese escenario, España, Portugal y Grecia, asoman como los eslabones más débiles de la cadena en rojo de las finanzas públicas en Europa.

"Las bolsas europeas y los mercados de bonos bajaron debido a crecientes preocupaciones de que el escenario de Grecia se extenderá a otros lugares, particularmente Portugal, al igual que España y varios países de Europa Oriental", señaló el director de divisas extranjeras de BMO Capital Markets, Jon Gencher, citado por la agencia AFP.

"La preocupación en Bruselas no es sólo porque Grecia pueda necesitar un rescate financiero, sino porque el nerviosismo se extienda a otros países con problemas", comentó el experto en economía de la BBC, Jonny Dymond.

Aunque se trata de una de las economías más pequeñas de la UE, la crisis griega -la peor en el país desde que se unió al euro en 2001- estuvo en el centro de las miradas y de los temores que derrumbaron los mercados financieros el jueves.

El director del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, señaló a una emisora francesa que la situación financiera de Grecia era "muy grave" y que estaría dispuesto a prestarle dinero si fuese necesario.

España, por su parte, se convirtió el viernes en el centro del derrumbe bursátil internacional debido a una situación de pánico que llevó al índice Ibex a una caída histórica del 5,94 %. Esta caída no se registraba desde noviembre de 2004, y refleja uno de los peores momentos de la crisis que está devastando a la economía española.

El derrumbe bursátil llegó después de una serie de datos muy negativos del Fondo Monetario Internacional sobre el desempleo español, que duplica el promedio europeo, y proyecta a España como la economía que más complicaciones reviste en la zona del euro, y la última en salir de la recesión.

Los datos oficiales sobre desempleo español, coincidieron con una dura advertencia, el jueves, del director gerente del FMI, Dominique Strauss Khan, quien señaló que "la crisis en España es muy fuerte, con una situación inmobiliaria no muy diferente a lo que sucedió en EEUU". Luego señaló que "los españoles necesitan hacer un esfuerzo considerable".

Lo mismo que España, Portugal atraviesa por graves problemas de rojo, con una deuda y déficit públicos en fuerte alza. Muchos analistas comparan su situación con la de Grecia, cuyo endeudamiento e incapacidad de pago convulsiona a la eurozona desde hace semanas.

Con un desempleo que roza el 10% y un nivel de pobreza del 18%, Portugal es uno de los países más débiles de la geografía económica UE. Su economía se orientó hacia a los servicios pero su mano de obra barata (más que otros países de Europa occidental) se vio perjudicada por la competencia de estos años con los nuevos socios orientales del bloque.

Casi un cuarto del comercio exterior portugués se entrelaza con España (su principal vecino terrestre y vía de contagio), mientras el gobierno portugués acusa a los grupos financieros internacionales de haber convertido al país en una "presa" de sus especulaciones.

El déficit público portugués alcanzó a 9,3% del PBI en 2009 y hoy es presionado por la UE y por el FMI (que le pidió bajar salarios, igual que a España y a Grecia).También el nivel de endeudamiento del Estado es muy elevado (en torno a 75% del PBI), para los parámetros que exige la zona euro, que Portugal integra.

La crisis fiscal griega y la posibilidad de un contagio a otras economías con elevados déficit fiscales en la región, generan temores entre los especuladores y repercute en los mercados internacionales

"La crisis en la deuda soberana del área del euro está alcanzando proporciones nuevas y el contagio se está volviendo más serio", dijeron en un informe los analistas de Royal Bank of Scotland.

Los temores a un incumplimiento en el pago de la deuda se extendieron a la región oriental de Europa, donde Ucrania atraviesa una severa crisis económica.

Se espera que el PIB de la ex república soviética se contraiga casi un 15% debido a una caída pronunciada en las exportaciones de acero.

El efecto contagio


Los problemas de las economías más débiles de Europa desencadenan interrogantes y especulaciones sobre el impacto en cadena que tendrán sobre la zona euro, cuyos miembros comparten una moneda común, pero no sus políticas ni estrategias financieras.

"Hace un año, se asumía que todos estos países eran lo mismo", señaló Brian Yelvington, estratega de la corredora de renta fija Knight Libertas citado por The Wall Street Journal: "Ahora, los inversionistas tratan de determinar la diferencia que debe haber entre la deuda de Grecia y la de Portugal".

Las crisis fiscales en Grecia y otros países de la eurozona llevaron a muchos especialistas a cuestionar la viabilidad a largo plazo del euro. Cabe recordar que el presidente del Banco Europeo, en anteriores oportunidades calificó de "absurda" la especulación sobre el "efecto contagio", pero las dudas generalizadas terminaron finalmente derrumbado los mercados internacionales.

En los últimos meses fue cobrando forma visible un nuevo actor emergente en la economía mundial: La "crisis fiscal" (producto de los déficit siderales que aquejan a los Estados de las economías centrales) que sucede a la "crisis financiera" en la debacle de la economía capitalista globalizada.

Y hay una paradoja: La "crisis estatal" no nace como producto del endeudamiento privado sin respaldo (la economía de papel de los grandes conglomerados bancarios imperiales) sino como emergente de los programas estatales de salvataje financiero que han endeudado (sin respaldo fiscal) a los Estados centrales, con EEUU y la Unión Europea en primer término.

Este viernes, con el nuevo derrumbe de los mercados financieros internacionales, surge la primera señal clara de que las crisis fiscales, con insolvencias del pago de las deudas, pueden conducir (como ayer sucedió con los bancos y empresas) a una quiebra generalizada de los estados capitalistas, empezando por los países más débiles y alcanzando a las potencias centrales.

IAR Noticias/

Nueva conciencia julio de 2012. Posee código para ponerla en vuestras web y blog

.