lunes, 19 de octubre de 2009

Científicos chinos crean un agujero negro en laboratorio

Científicos chinos han creado en un laboratorio algo que parecía casi imposible: un agujero negro electromagnético artificial que absorbe la luz del entorno. No es tan amenazante como parece. El dispositivo, que funciona con frecuencias de microondas, se extiende para atrapar la luz visible, lo que puede abrir las puertas a una forma completamente nueva de obtener energía solar para generar electricidad, según publica New Scientist. Para llevarlo a cabo, los investigadores han utilizado los mismos materiales que se emplean para construir las famosas capas de invisibilidad.

El diseño teórico ya había sido propuesto en un artículo a principios de año firmado por Evgenni Narimanov y Alexander Kildishev de la Universidad de Purdue en West Lafayette, Indiana (EE.UU.), pero nunca se había llevado a cabo hasta ahora. Su propuesta consistía en imitar las propiedades de los agujeros negros del cosmos, cuya intensa gravedad curva el espacio circundante hacia el interior en espiral, pero, como es lógico, a un tamaño mucho menor.

Como en el espacioNarimanov y Kildishev argumentaban que sería posible construir un aparato que actuará de forma similar tragándose la luz, y calcularon que para ello haría falta una estructura cilíndrica consistente en un núcleo central rodeado por un revestimiento de anillos concéntricos. Los científicos Tie Jun Cui y Qiang Cheng, de la Universidad Southeast en Nanjing (China) consiguieron llevar a cabo el experimento, y funcionó de la misma forma que lo hace un agujero negro en el espacio. Para ello utilizaron frecuencias de microondas. El aparato está construido con 60 anillos de los llamados metamateriales, utilizados anteriormente para fabricar las «capas de invisibilidad».

«Cuando la onda electromagnética llega al dispositivo, es atrapada y guiada hacia el centro del agujero negro hasta ser absorbida por el núcleo», explica Cui. Después de eso, la onda no tiene escapatoria y la luz atrapada se convierte en calor. Uno de los «padres» teóricos de la invención, Evgenni Narimanov, ha mostrado su asombro por la «rapidez» con la que los investigadores chinos han llevado a cabo la idea. Pero la cosa no se quedá ahí, ya que Cui espera fabricar el dispositivo que captura las longitudes de onda óptica a finales de este año. Semejante aparato en el mercado podría servir para atrapar la energía solar donde la luz es demasiado difusa para utilizar las células solares actuales. «Si funciona, ya no necesitaremos estos enormes espejos parabólicos para captar la luz», ha afirmado Narimanov. Un cambio drástico en la forma de obtener energías limpias.

abc.es

Nueva conciencia julio de 2012. Posee código para ponerla en vuestras web y blog

.